ELIMINAR LAS ESTRUCTURAS NO DEMOCRATICAS DE LA PIRAMIDE

Me suelen decir que ofendo con mis palabras, comentarios en Facebook o en medios de comunicación a personas que son religiosas y que votaron a la derecha.

Suelen decirme que no me comprenden cuando hablo.

Suelo responder, que comprendo muy bien que no me entiendan, que no pasa nada, nadie tiene obligación de comprender a las personas que le hablan.

Lo que hoy no sé comprende, puede, que pasados los años, se comprenda, cuando se hayan vivido y sentido sensaciones que hasta ese momento no se vivieron.

Por eso digo, que no pasa nada.

Voy a incluir en este escrito el enlace de un blog, que tengo abandonado, pero que me sirve, para de vez en cuando, compartir escritos extensos a través de un enlace, en Facebook o directamente en el FB de determinado político/a o medio de comunicación.

Y voy a incluir ese enlace justamente porque no quiero repetir lo que ya está escrito. Creo que lleva escrito varios años, lo he releído y sigo afirmando cada palabra que he escrito en aquel entonces, por lo tanto, está en plena actualidad, pues era mi forma de pensar antes y lo sigue siendo ahora.

Esa es mi manera de ser y pensar, el que tenga interés, que abra el enlace y que lo lea.

Partiendo de lo que ya está escrito, puedo decir que no puedo molestar a nadie de derechas que sea democrático.

Reitero, estoy absolutamente convencida de que toda persona de derechas que lea lo que escribo, si es democrática y defiende la democracia como valores esenciales en la vida del ser humano, no discrepará en absoluto conmigo, pues poseerá valores democráticos de justicia, solidaridad, libertad y de construir entre todos, partiendo de que poseemos un mundo, un país en el que todos tengan las oportunidades de vivir decentemente, pues recursos existen para todos.

Si molesto a las personas religiosas y no democráticas, es porque ven que tengo argumentos para desmontar un entramado que sin libertad, me obligaron a aceptar, y que en edad adulta, he podido ir desmontando todo lo construido con la imposición, por los que querían de una manera u otra organizar y dirigir mi vida.

Tengo el derecho de desmontar lo que impide que un pueblo crezca en libertad.

Y lo hago conocedora de los males que me pueden reportar. Por eso, por saber que los que manejan el látigo de la imposición son malos, son criminales, les tengo que descubrir, no para hacerles lo que ellos nos hacen a nosotros, sino simplemente para que dejen de seguir imponiendo ideas y conocimientos falsos, en nombre de sus intereses particulares y de su ansia de dirigir el mundo, siendo los ciudadanos del mundo, simples marionetas en sus manos.

Solamente la libertad da el conocimiento real y verdadero. Por eso nos dicen que el estado es democrático, pero ninguna de sus instituciones lo son.

Es decir, la vida de los ciudadanos dirigida por instituciones que no son democráticas.

Se entiende que esas instituciones las dirigen personas no democráticas, pues de serlo, lo primero que realizarían seria democratizar la institución, pero claro, para sus intereses particulares, no les interesa la libertad, que muestra lo que se realiza en el seno de las estructuras del estado político, judicial y religioso. Todos ellos al servicio del poder económico que es, a fin de cuentas, quien dirige los hilos del mundo, el dios don dinero…todo en minúsculas, pues es el nivel que le corresponde al que pone los intereses del capital por encima de los intereses personales del ser humano.

Tengo que defender la democracia y eso ofende a los No democráticos. A los de derechas que no son democráticos. A los religiosos, que utilizan la religión para matar en nombre de su dios, para retirar libertades, para hacer juramentos ante una cruz, una biblia y una Constitución y que no cumplen nada de lo que prometieron hacer.

A los religiosos que predican unos mandamientos de la ley natural, que son no mataras, no robaras y no mentiras, y todos los días, de manera obscena vemos como matan (negocio de las armas, dicen para defendernos ¿de quién?), como nos roban (cambiar la constitución española, para pagar la ciudadanía a costa de todos los recortes sociales, trabajo, sanidad y jubilación la deuda contraída por el estado, al asumir como propia la deuda privada), y no mentiras, viendo también día si y día también, como nos mienten, manipulan, envenenan con sus falsedades, como ante los jueces declaran “NO SE”,”NO RECUERDO”, y los jueces, no se sienten insultados de tanta falta de memoria.

Como presumen indecentemente de que a pesar de los terribles casos de corrupción siguen siendo votados por mayorías absolutas y viendo oficialmente la imagen de la hipocresía social, de seguir viendo a estos gobernantes besando la mano de la Curia Romana. (Anteriormente les llevaban bajo palio)

Demostrado queda que sus enseñanzas, su memorización no hace mejores a sus adeptos, por lo tanto, tengo el deber de denunciar que lo impuesto, es una trampa, que no sirve para ser mejores, al revés, sirve para enlodarse todos juntos, y así, ya no hay diferencia, todos corruptos en mayor o menor grado y que sobreviva el que más poder tenga y más fiero llegue a ser, pues la lucha entre lobos es a muerte.

Mi pensamiento es diferente, ya lo sé.

Normalmente la mayoría quiere cambiar el mundo de abajo arriba.

La base de la Pirámide formada por los ciudadanos comunes, sostiene sobre sus hombros, los diferentes estamentos de poder, que las sociedades patriarcales han querido delimitar.

Suelo decir, que si esa ciudadanía estuviese unida, con un pensamiento creado por ellos mismos, de justicia, de libertad, de no querer ser dominados por nadie, solo con moverse un poco todos a una, esa Pirámide se destruiría, y todos esos estamentos desaparecerían de inmediato, quedando solo el peldaño de la sociedad que libremente y por el bien común elegiría los gestores que administrasen lo público con más sabiduría y justicia.

Pero que difícil e cambiar a esa base social, cuando los estamentos de arriba tienen como misión el hacer que las bases permanezcan desunidas, y cuanto más mejor, pues a rio revuelto ganancia de pescadores.

¿Cómo impedir sin revoluciones, sin derramamientos de sangre el fin del Patriarcado?

¿Cómo impedir que la manipulación siga siendo introducida a través de la escuela, de las iglesias, de los medios de comunicación, de la TV y juegos que, sin saberlo, están creando ya sociedades violentas desde la infancia?

Pues mi manera de pensar diferente es que no puedo cambiar esa base social que soporta sobre sus espaldas a todas estas instituciones destructivas para el ser humano.

Pero si puedo cambiar la punta de la Pirámide.

Por eso siempre quiero dirigirme a los que ostentan el poder.

Simplemente con que dejasen de hacer lo que hacen, todo cambiaría.

¡Qué fácil es! ¿Verdad?

Me dicen, ¡eres utópica!, y respondo, no, realista.

Mafalda decía que había que cambiar rápido el mundo, cuando eras pequeña, pues cuando crecías, era el mundo el que nos cambiaba a nosotros.

Ya al crecer dejamos de ser utópicos y en nombre de dios, de los hijos y del trabajo, dejamos de ser utópicos para ser egoístas.

No soy utópica. Soy realista.

Son las instituciones las que tiene que ser democráticas, para poder hacer leyes democráticas, impidiendo el acceso a las instituciones a personajes que sean corruptos, y que utilicen los bienes públicos para sus beneficios personales, creando en las etapas de mayor crecimiento, el mayor atraco del siglo. Sus conductas tienen que estar penalizadas por la ley. Pero, incluso, sin tener posibilidad de ser indultados por los gobiernos de turno, para vergüenza de los propios jueces, que ven como el poder político se rige por encima del poder judicial.

Si, defiendo la Democracia, la Libertad, la Verdad, la Justicia, esos son mis pilares para un mundo justo.

No hay Amor sin Libertad, por lo tanto, no podrá reinar en el mundo el Amor, mientras en el no exista la Libertad.

Sí, tengo el derecho de defender la Libertad, aunque a los antidemocráticos les enfade mucho y le molesten mis palabras.

Ojala sean democráticos. Dejaran de existir las injusticias.

Conchita Lloria