ESCRITOS PUBLICADOS EN OTROS MEDIOS

Posted on Mayo 20th, 2012 in General by conchitalloria  Tagged

La única manera de que no importe la verdad es crear el mito.

Y la historia está llena de mitos creados a los que siglo tras siglo permanece la adoración y la creencia real de la historia creada, sin importar en absoluto, a la luz de nuevas técnicas de información, investigación, poder saber la verdad.

Es válido el mito. Nos gusta y lo aceptamos como verdadero.

No como mito, o creencia falsa.

La crisis es un mito creado.

La pobreza y el endeudamiento es real, y que lo pagaremos los españoles eso es verdad.

Lo que genero la crisis es el mito.

Esa historia nadie pregunta por ella. A nadie le importa llegar a la raíz de la verdad.

¿Quién la creo? ¿Quiénes se beneficiaron? ¿Quién se sigue beneficiando?.

¿Dónde está el dinero que las empresas financieras generaron en años de una inmensa explosión de ventas y ganancias como nunca se habían vivido en este país?

Todos los bancos repartiendo dividendos millonarios entre sus accionariado. ¿Cómo se puede repartir lo que no se tiene? ¿Cómo se puede repartir para después tener que ser rescatados por el estado?

Y nos hablan de austeridad, están haciendo ahora los deberes, están cumpliendo con lo que les manda Europa ¿justo ahora cuando todo es una ruina y solo perjuicio y pobreza vamos a tener que soportar los ciudadanos?

¿Dónde estaba Europa hace quince años, diez años, en esos años que se estaba haciendo el inmenso globo especulativo, en donde el dinero circulaba con una alegría inmensa, sin control por ninguna institución?

¿Estos gobernantes, que ahora utilizan la pancarta de la austeridad, antes no gobernaban?

Cuándo estaban haciendo el inmenso negocio, que eso es la crisis, ni más ni menos, hacer el negocio hoy, endeudar al estado hoy, y tenerlo endeudado durante décadas, obligando al ciudadano, no a los especuladores, a apretarse el cinturón, a perder sus propiedades, es decir, sus derechos, a bajar el nivel de su calidad de vida, es decir, perder el estado de bienestar, como sucede en cualquier hogar que se gasta más de lo que se ingresa y los bancos te oprimen, hasta que todo lo que ingresas se lo llevan ellos para recuperar la deuda, exactamente igual esta sucediendo ahora, aunque nos hablen de activos financieros malos o nos quieran decir que el ladrillazo fue una especulación.

Eso es la puntita del problema. Eso es calderilla, al lado de lo que realmente ha gestado la crisis.

Y sigo diciendo que las guerras las pagan los estados, las guerras sean ofensivas o sean defensivas las pagamos los estados.

Y si el dinero va a las manos de los que fabrican armas, ese dinero no va a las manos de los que fabrican paz, salud, y bienestar, pues estos activos, no dan dinero a los fabricantes de guerreras, y de pobreza.

Entenderemos algún día que la riqueza de estos accionistas, son la pobreza de los ciudadanos.

Hace mucho tiempo que el sistema ha cambiado sigilosamente, de golpe era como si el ciudadano no importase que comprase. Otros lo hacían por ellos.

Los ayuntamientos eran los que contrataban a los grupos musicales, tuviesen espectadores o no. Sucedía lo mismo con los deportes. La TV. La publicidad, las constructoras pagaban y mantenían a los clubes y los pabellones estaban vacios. Los gobiernos autonómicos eran clientes de lujo para los concesionarios de coches, y cuando así no era, recibían grandes subvenciones para mantener abiertos el negocio. Y a partir de aquí podemos añadirle todos los temas referentes a mantener empresas privadas con el dinero del estado o endeudarse para que más tarde lo pague el estado de una u otra forma, vías rescate o vía manteniendo a los desempleados y quitándonos los derechos adquiridos.

Me preguntaba ¿no viven de lo que venden a los ciudadanos? Pues si no les es rentable que cierren, no les vamos a pagar nosotros su negocio. Pero sí, en todos los sectores lo hicimos, incluidos el hotelero, en donde dicen que es el sector más saneado por ser el turismo nuestra mayor empresa, y de las ganancias inmensas de las épocas de más visitantes, no les permite vivir el resto de los meses de vacas flacas, sin despedir trabajadores y sin recibir ayuda del estado o autonomías vía Inserso…y lo que no sepamos,

Subvencionamos el trabajo, a los empresarios, y después de hacer el negocio, cierran y pagamos a los desempleados.

Y dicen que el estado esta arruinado, ¿Qué esperan de esta gestión?. Ganancia para los privados y pérdidas para el estado.

A la pésima gestión, al empobrecimiento, a la rapiña, ahora le llaman gestionar bien la austeridad.

Y para esto, ahora los gobernantes nos vigilan.

Cuando ya se han llevado el dinero, cuando ya todo está perdido, ahora mano férrea, para recuperar vía impuestos y vía privatizaciones, que nos van a costar mucho más que antes, lo poco que queda por gestionar público. Al igual que todo lo anterior, de nuevo se llevaran las ganancias y cuando la sanidad y la educación, el estado de bienestar sea una ruina, y ya no exista nada más que para los ricos que puedan pagar colegios privados de prestigio, se lo devolverán al estado y le dirán, ahora nacionalicen de nuevo los servicios, que nosotros ya nos hemos llevado por treinta años lo que ustedes construyeron con el dinero de los ciudadanos.

El robo al estado de bienestar, pagado cuando se construía por los impuestos a los ciudadanos y el pago de nuevo por el estado cuando lleno de deudas lo dejen tirado bajo la amenaza de o lo rescatan o el sistema se viene abajo..

Repetición de mitos. Saben que las mentiras perduran en las mentes de los ciudadanos durante siglos. Ahora el mito es que gestionan bien la austeridad, en vez de denunciar, juzgar y encarcelar a todos los responsables de la pésima gestión.

Se pondrán incluso medallas, para felicitarse por gestionar bien la austeridad..

No tienen dignidad.

Sócrates hablaba del hombre justo, injusto. Sin justicia no hay democracia. Por eso consentimos que nos guiaran en la transición todos los descendientes del fascismo, del comunismo y de las dictaduras. ¿Dónde está la justicia y la dignidad en todo eso que defendían?

No existe. Pero seguimos manteniendo el mito de las religiones, la mayor mentira creada por los hombres. A partir de ahí, saben que todo es posible hacer con la mente del ser humano. Saben que no se hacen preguntas. Y sin preguntas, jamás hay respuestas.

Por eso las religiones ten dan las respuestas, creadas por ellos, antes de que uno por si mismos las realicen. Y así sigue nuestra mente.

Nos dan respuestas económicas sin que nosotros sepamos hacernos las preguntas. Y lo aceptamos como verdades.

Conchita Lloria