Nos venden seguridad, a un precio altisimo:PERDIENDO DERECHOS Y LIBERTADES. no, gracias

Posted on Octubre 29th, 2012 in General by conchitalloria  Tagged , , ,

Hoy Lunes, 29 de Octubre, el Ministro de Defesa, en la Cadena Ser, habla del deber del estado de garantizar por encima de todo, la seguridad de los ciudadanos.

Cómo saben defender la seguridad, para eso tiene que blindar al país de armas para la defensa, (deben de creer que las armas para la guerra no son las mismas,), poniendo énfasis en que es el deber de un estado la defensa de sus ciudadanos.

La defensa de un ciudadano, por encima de la seguridad, es la libertad, y después la verdad.

La defensa de los ciudadanos es construir un estado de bienestar.
La defensa de los ciudadanos es garantizar lo que dice la constitución, son servidores públicos, al servicio de los ciudadanos, no al servicio de los mercados financieros ni al servicio de los hombres de la guerra, que son los mismos, de todos aquellos que quieren privatizar lo que es de todos los ciudadanos por la fuerza, incluso de las armas.

Hay muchas formas de quedarse con la riqueza de un país, en algunos es el petróleo, pero en otros, son las millonarias partidas destinadas al mantenimiento del estado de bienestar.

En los dos casos, las actuaciones son las misma, apoderarse de lo que es de otros, para el lucro de unos cuantos.

Y como ministro de defensa, a quien se tiene que defender es a los ciudadanos, no de los conflictos bélicos, creados por los que les interesa obtener el botín por la fuerza de las armas, el gran negocio armamentístico, nos tiene que defender de ellos como nos tienen que defender de los mercados financieros, que crean las crisis para quedarse con el patrimonio de los ciudadanos, imponiendo su fuerza.

Les encanta hablar de defensa, cuando se trata de defender sus intereses, y para eso nos utilizan.

Seguridad sin derechos, es inseguridad.

Seguridad sin derechos es pobreza

Seguridad sin derechos es corrupción.

Que no se les llene tanto la boca de hablar que nos defienden, pues yo cada día me siento más amenazada por todos esos que dicen que quieren salvarme.

Conchita Lloria

ç