ESCRITOS ENVIADOS A OTROS MEDIOS 21/06/2012

Fraga ha muerto.

Franco ha muerto.

Rajoy no habla, no da explicaciones.

Falleció franco y no se hablo de nada.

No se juzgo la dictadura, lo que durante cuarenta años estaba atado y bien atado, siguió a la muerte del dictador atado y muy bien atado.

Soltaron una punta del hilo, aflojaron la cuerda y dejaron que los medios pareciesen democráticos, hablando de nada, pero para los que nada escucharon durante cuarenta años, les debía de parecer mucho.

Quizás para una gran parte de la población fascista, ya se hablaba demasiado, ya se daba demasiadas explicaciones.

Los maestros de Rajoy han sido franco fraga, y la iglesia. ¿Algunos de ellos han pasado a la historia por su transparencia, por sus explicaciones, por el respeto a los ciudadanos, dando cuenta de lo que hacen y de lo que deciden para el bien de los ciudadanos?

Para los tres la consigna ha sido la misma. Franco ha sido elegido por gracia de dios. ¿Dónde estaría franco si no le ayudase los nazis>?

Fraga fiel y leal al franquismo, a la dictadura tiene un lema muy famoso “la calle es mía”. A partir de ello, me pregunto, que podemos esperar de un dictador reconvertido a la democracia.

La iglesia dice que es una dictadura pues su poder viene de dios y no del pueblo, al que su dios amenaza, castiga y empobrece.

Y Rajoy, que es de la misma casta, lo simplifica todo y dice “se gobierna como dios manda”.

Pero claro, a Rajoy le falta la cuerda que poseían fraga y Franco, le falta la cuerda para asfixiarnos, los medios de comunicación, que seguramente no domina, le sobrepasa, y quiere estar en Europa, y no puede eliminar los medios ciudadanos de comunicación.

Si puede manipular los medios que viven de la publicidad, por eso no recibimos información veraz, pero los medios tecnológicos, no los puede controlar tan fácil, por eso, solo se le ocurre no comparecer ante el pueblo. Se cree que no hablando ni dando explicaciones está haciendo el mismo efecto que lo que hacía franco o fraga.

El efecto es de crítica, de mofa de irresponsabilidad, pues sabe que no puede dar explicaciones coherentes con todo lo que predico en la oposición. Sabe que cada intervención suya, se descubre en mayor medida y con mayor rapidez sus mentiras, la tomadura de pelo a sus votantes y el desprecio a quienes no le votamos.

Pero la realidad es que ahora se ve muy claro, como el agujero económico, como el rescate que se quiere negar, ahora ya paso el recaudador, y desde ese instante, solo es subir el precio de las semillas de la economía para preparar a la sociedad para una nueva recogida, que termina el ciclo dentro de treinta años, si es que esto se sostiene. Es el capitalismo.

El fascismo religioso, encarcela a la mujer en el hogar, para que engendre hijos para el trabajo, para la patria y para la esclavitud. Mano de obra empobrecida, repitiendo que cada hijo viene con un pan debajo del brazo, ese es el nivel de lo que se le podía dar a un hijo, no que los padres le diesen al hijo lo mejor de ellos, sino que era el hijo el que les iba a dar el pan que ellos traían debajo del brazo.

Mientras la mujer estuviese en casa, trabajando sin salario, sin derechos y sin pensión, teniendo que esperar a la muerte del marido para cobrar una pensión, encadenada a poder vivir al lado del esposo, o encadenada al pensamiento del deseo de quedarse viuda para poder ser libre y tener derecho a una paga, en recompensa por los años dedicados a la familia. Cobrar porque el esposo ha muerto, reduciéndole a la mitad la paga que en esa casa entraba, como si al morir el hombre los gastos fijos de la casa disminuyesen a la mitad.

Incluso ni en este acto se ha conseguido ser justo con el papel de la mujer en la sociedad.

Si, la mujer en el fascismo, podría ser una víctima, no les preocupaba, su sistema funcionaba. Ella era la multiplicación de los panes y los peces, y comían y se mantenían limpios, y parecía que funcionaba la sociedad empobrecida, nacida para trabajar, y no gastar.

El capitalismo arrojo de inmediato a la mujer al mundo laboral. ¿Cómo hacer un trabajo tan inmenso gratis? Si anulamos el trabajo de la mujer en el hogar, si le decimos que tiene que trabajar, tener su propio salario, que se tiene que formar y que después tendrá una pensión, la mujer abandona el hogar y lo que en el se realizaba, empieza a crear puestos de trabajo.

Se necesitan locales y locales para cubrir todo lo que la mujer realizaba en casa. Guarderías, residencias de ancianos, todo lo referente a la ley de dependencia creado asociaciones que preparaba a las mujeres para realizar cobrando lo que realizaba sin cobrar.

Se llenan los hogares de electrodomésticos que ayuden a los trabajos del hogar, los supermercados inician una nueva etapa, dejan de ser mercados para vender alimentos manufacturados, la mujer ya no tiene tiempo para cocinar, hay que darle todo realizado.

Pasamos de un fascismo en que la propia mujer ayudada por el sistema hace un inútil al hombre, para que solo sirva para procrear y traer dinero a casa, a otro sistema igual de perverso en que repitiendo las mismas enseñanzas realiza el mismo patrón, ahora la mujer y el hombre solo sirven para procrear y para ganar dinero. Dinero que ellos se quedaran de nuevo al final de mes, y que invitaran con gran alegría a que se endeuden, pues tienen trabajo seguro y que pueden empeñarse en un piso en el que terminaran pagando una cuota como si fuese el precio de un alquiler, pero que treinta años después será de ellos.

Ese es el mecanismo, esa fue la subida de precios. En los prestamos se paga al principio, en los primeros años los altísimos intereses, ese es el valor añadido al valor real del piso, los interese que ellos saben que en esos treinta años el dinero se devalúa, por lo tanto lo cobran al inicio de la operación, efectivamente dentro de veinte años estarían pagando un alquiler ya no muy alto.

La idea fue bien vendida, lo que no se imaginaban en medio de esta operación, los compradores de pisos, era que el trabajo iba a perderse. Y si no se paga, ya se sabe quién se queda el piso, todos lo saben, y por un precio muy por debajo del valor, pues no se ha amortizado el valor del piso, solo se pagaron intereses por adelantado.

Al salir de la dictadura ¿Algo de esto le preocupaba a la gente?

¿Al salir de la dictadura, alguien tuvo interés en madurar, en crecer democráticamente?

Al salir de la dictadura todo permaneció exactamente igual, los valores, las actitudes antidemocráticas estaban integradas en nuestra cultura, y eso no desaparece con la muerte de un dictador.

El presidente del tribunal supremo, dicen que va a dimitir, pero ahora dicen, no se resuelve dimitiendo el presidente, pues lo que hay que cambiar es el mecanismo de control que ha permitido todas estas actuaciones del poder judicial.

Esto lo dicen casi treinta y cinco años después de morir franco. Desde luego en las reformas democráticas, el cuarto poder, vamos tan lentos como los caracoles, babeando y ensuciando esa siembra que se pretendía realizar democrática, desapareciendo antes de que pudiese dar frutos.

Somos unos inmaduros democráticamente, por lo tanto en la sociedad perduran los métodos y costumbres antidemocráticos.

¿De qué les extraña que Rajoy no hable, y sea el silencio su arma de comunicación. Ya sabe que no tiene nada que decirnos.

La iglesia de la que él aprendió mucho, nos hablaba en latín, que era como si no nos hablase, nadie entendía el latín, escuchábamos pero no entendíamos, y ellos tan contentos, parecía que nos decían algo importante, y nada decían. Ahora cuando se ha traducido su mensaje, descubrimos un mensaje lleno de engaños, de mentiras, de irrealidades, de fantasías y ahora realmente es entendible, pero por la razón y la inteligencia. Y cada día en los pulpitos hay menos cristianos escuchando, y menos sacerdotes que públicamente se atrevan a hablar, pues de inmediato sus palabras pueden ir en contra de los derechos humanos.

Y prefieren el silencio. Se les reconoce enseguida.

Ahora sabemos lo que son, no por lo que dicen, sino por lo que callan

Conchita Lloria