LIBERTAD DE LA MUJER

Posted on Abril 7th, 2011 in General by conchitalloria  Tagged , , , ,

Una sociedad en la que sus mujeres no sean totalmente libres, no es una sociedad democrática, bueno, quizás deba decir, una sociedad libre.

Y que una mujer sea libre totalmente, indica que no esta atada, sujeta a educaciones tradicionales, a costumbres del pasado, a tradiciones o incluso a hábitos adquiridos a través de los años, dependiendo del tipo familiar al que pertenezca.

Dicen que hacen lo que hacen por que son libres para hacerlo, porque quieren hacerlo.

Y les preguntas, haces lo que te enseñaron, o haces lo que en otro país le enseñan a otras mujeres. Todas sois mujeres, y sin embargo, cada una responde a un tipo de enseñanza.

Repetir las enseñanzas impuestas a lo largo del tiempo, es hacerlo de manera automática, sin reflexionar si es así como quieres vivir, solo sabes que eso es lo “normal”, lo de toda la vida, y que romper con esas actitudes, te van a dar mas problemas que beneficios. Eso es lo que quieren hacerte creer. Que no cambia nada. Que es mejor malo conocido, que bueno por conocer.

Las religiones tienen una inmensa influencia sobre la vida de los seres humanos, pero de manera especial  sobre la mujer.

Porque la mujer es victima de los dictados de los mensajes religiosos. Ella es la que no tiene las mismas capacidades que el hombre, ella esta al servicio del varón, y al servicio de la institución, ella tiene que obedecer los mandatos que “su dios” a través de los representantes en la tierra, tiene destinado para ella.

Y ya esta organizado totalmente esa sociedad para que ellas puedan cumplir esos mandatos. Ofrecen su vida a ese dios, y viven encerradas en un convento, a sus labores, con un uniforme determinado, o su vida esta en manos de su marido, para procrear, y ser  la que lleve adelante el trabajo familiar.

Actualmente, las nuevas mujeres, cargan con todas esas alforjas, que no han abandonado, añadiendo nuevas cargas, que es su trabajo, para no depender económicamente, para tener  una pensión y una pequeña independencia económica, y con eso, y con ir a votar, ya se creen que son libres.

Y lo único que han realizado, es ser cada vez menos libres, menos independientes.

Para iniciar un nuevo estilo de vida, lo primero que hay que hacer, no es repetir lo que hacen los hombres, porque ellos lo realizaban de manera diferente a como lo tienen que realizar las mujeres.

Ellos trabajaban, pero tenían a alguien que realizase todo lo que ellos no sabían hacer, ni querían aprender a hacerlo, ni sentían que lo que se les daba tenia valor. Era lo normal, era lo que ya le daba su madre y ahora se repetía la misma vida con la esposa.

Si se acepta que lo que una madre realiza es su deber y obligación, (después de los años esenciales para el desarrollo de esa nueva vida) y eso se perpetúa en el tiempo como un modelo a repetir, de alguna manera si no se realiza de esta manera, se entra en conflicto, porque para que ella trabaje, yo, hombre, tengo que hacer lo que en la casa materna no hacia.

 Por lo tanto, me tengo que adaptar a una nueva situación que no se si realmente estoy preparado para sumir, ser capaz de responsabilizarme de mis necesidades y de las de mis hijos, por que la mujer también tiene que trabajar y también se tiene que responsabilizar de su vida y de sus hijos de manera compartida.

Esa no es la realidad de la que parte la mujer que se incorpora al mundo laboral. Ella lleva la carga del modelo que vio en su hogar, el de la madre, y eso no lo borrara tan fácilmente. Y ya se encargara su entorno familiar, y su propia madre incluso, en que no lo derrumbe. Le obligaran de manera inconsciente para que asuma los dos roles, el de mujer esposa-madre, y el de mujer trabajadora.

Y se le vende, que por ganar dinero, por tener trabajo, ya es libre, y el doble trabajo es el precio que tiene que pagar por su libertad.

Lo que no sucede con el hombre. El hombre trabaja para ganar dinero y poder vivir, no como un signo de libertad.

La mujer tiene que aprender que para iniciar un cambio social, se tiene que ir dejando por el camino una serie de cargas impuestas por esa sociedad que le pone todas las dificultades para que su camino se realice con dificultad, y mostrándole que no solo era sometida y maltratada en el ámbito familiar, al quitarle derechos o a despreciarla diciendo que es inferior y que ha sido creada para desarrollar un rol determinado. De golpe, sin tener resuelto ese proceso, ve repetir el mismo modelo en el mundo laboral. Le exigen más, le pagan menos, tiene menos oportunidad de ascenso etc. etc.

Se creía que era mas libre.

Ahora vive doble sometimiento. Y se resigna, lo acepta de la misma manera que lo aceptaron sus madres en épocas pasadas. Eso es lo que te corresponde. Acéptalo, no luches, que el precio que vas a pagar va a ser peor, que si lo aceptas y te resignas.

Y terminas resignándote. Es lo que te enseñaron en la niñez. Eso prevalece.

Por eso dije al principio, que la mujer es victima de sus propias creencias. Apoya y transmite justo lo que le hace resignarse

La religión la somete y ella es la fuerza que sostiene y perpetua a esa religión.

Confío en la libertad, en el conocimiento, en el respeto a las forma de pensar de los demás. Las personas que aman y necesitan la libertad, jamás someterán a ningún ser humano. Crearan sociedades unidas en un mismo proceso, que es poder desarrollar sus capacidades y cubrir sus necesidades, compartiendo conocimientos y trabajos, unidos, y en beneficio de la comunidad, no en beneficio propio en contra de los derechos de otros seres idénticos a uno mismo.

Ese es el inicio de un cambio en libertad, el modelo de una sociedad libre, con mujeres libres. Los hijos tendrán modelos en los que verse reflejado.

 

 

 

 

 

 

 

RECUPERACION DE DERECHOS

Posted on Marzo 24th, 2011 in General by conchitalloria  Tagged , , ,

RECUPERACION DE DERECHOS

 

 

Organizaciones  de las Naciones Unidas, organizaciones Europeas, organizaciones Españolas, organizaciones de mujeres, de juristas, de políticas especificas en la recuperación de los derechos de la mujer.

Ministerios, Consellerias, comisiones, subcomisiones, etc. etc., para arreglar algo que han construido los mismos que ahora quieren rectificar  las leyes inconstitucionales.

 La derogación  de todo escrito, leyes o religiones en que se diga  que la mujer no tiene los mismos derechos que los hombres. Sin ningún tipo de excepción

Solo con hacer esto, ya se ahorraban todo ese trabajo inútil, que no soluciona nada y que solo sirve para ponerse medallas, por no hacer nada.

Una sola Ley, la de los ciudadanos del mundo, los derechos por igual de todos los seres humanos y el que no la cumpla, ser condenado por una infracción, penalizada por esa misma Ley con las penas que determinen la gravedad de la falta.

 El maltrato es este, el que alguien piense y enseñe que el hombre y la mujer son diferentes y tienen distintos derechos. Tanto ruido para decir lo que todos sabemos, que las diferencias han sido creadas por el hombre

 

Como podemos pensar en un mundo de justicia, cuando la percepción de la vida, es tan paranoica. Creer que somos diferentes en derechos y deberes.

 Como se puede decir que Occidente ayuda a recuperar las libertades de un pueblo, cuando las mujeres de esos pueblos son sometidas por los varones y por la religión.

Ningún país debería de intervenir en derrocar dictadores, sin que antes las mujeres recuperen totalmente su libertad social, laboral, religiosa y personal. Sin que nadie, les diga que tienen que llevar un burka o un velo, o si pueden o no ser miradas por otros hombres. Y esto no es nada en relación a su verdadero sufrimiento.

No podemos vivir siendo tan hipócritas. No hay libertad en un pueblo, si la mujer no es libre.

 

 

 

 

 

SESENTA EN EL SIGLO XXI

Posted on Marzo 21st, 2011 in General by conchitalloria  Tagged , , , ,
Este escrito firmado anónimo, lo he recibido a través de un correo electrónico; como he escrito un post, sobre las mujeres de 60 años, me ha parecido interesante incorporarlo al blog; si en algún momento, el anónimo se hace presente y me pide que lo retire lo retirare. Me ha parecido otra opinión y sobre todo una forma mejor de expresión que la mía, por eso lo incorporo. La vida, está claro que es como cada cual la vive, no como es en realidad. Sigo pensando en esos millones y millones de mujeres que no han optado libremente, porque no eran libres para elegir, pero no cabe duda, que muchas de ellas han conseguido una profesión, han vivido de su trabajo, doble o triple trabajo, dentro y fuera de casa y hoy están viajando y disfrutando de nietos, reviviendo la juventud perdida, y se sienten así, inmensamente felices. Otras tambien de nuevo siguen estudiando porque desean cumplir deseos que en otro tiempo no pudieron alcanzar.
 Un abrazo para todas ellas,creo que la felicidad consiste justamente en eso, en saber que es lo que quieres hacer en la vida y vivir conforme a ese conocimiento, pero esto se hace desde la libertad. Y algunos han olvidado, que en este país, se esta de momento teminando la transición de la dictadura a la democracia, permaneciendo casí todos los hábitos dictatoriales de tiempos pasados.
Por eso, me llama la atención que este escrito no este firmado, ¿hay miedo de expresar emociones, pensamientos, ideas propias firmado con nombre y apellidos?. Yo lo hago, por eso, defiendo tanto la libertad, se que de eso depende mi libertad y mi vida.
Empieza el texto incorporado, espero que os guste:
Si miramos con cuidado podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía: la gente que hoy tiene  sesenta años o más. Es una generación que ha pateado fuera del idioma la palabra “sexagenario” y que no piensa usar jamás septuagenario, porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales el hecho de envejecer.
Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la “adolescencia”, que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del siglo veinte para dar identidad a una masa de niños desbordados en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entonces dónde meterse, ni cómo vestirse.
Este nuevo grupo humano que hoy ronda  o sobrepasa los sesenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria. Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura rioplatense le dio durante décadas al concepto del trabajo. Lejos de las tristes oficinas de J.C. Onetti o Roberto Arlt, esta gente buscó y encontró hace mucho la actividad que más le gustaba y se ganó la vida con eso. Supuestamente debe de ser por esto que se sienten plenos…algunos ni sueñan con jubilarse.Otros lamentablemente se prejubilaron cuando aún tenían mucho para aportar

Dentro de ese universo de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel rutilante. Esta mujer pudo sobrevivir a la borrachera de poder que le dio el feminismo y en determinado momento de su juventud en el que los cambios eran tantos, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad. Algunas se fueron a vivir solas, otras estudiaron carreras, otras eligieron tener hijos, otras fueron periodistas, atletas,bomberos,  o crearon su propio “YO  S.A.”. Pero cada una hizo su voluntad.
 
Reconozcamos que no fue un asunto fácil y todavía lo van diseñando cotidianamente. Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo; la gente de sesenta y más, maneja la compu como si lo hubiera hecho toda la vida. Se escribe, y se ve, con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar con sus amigos y les escriben en e-mail sus ideas y vivencias. Por lo general están satisfechas de su estado civil y si no lo están, no se conforman y procuran cambiarlo. Raramente se deshacen en un llanto sentimental. A diferencia de los jóvenes; ellos conocen y ponderan todos los riesgos. Nadie se pone a llorar cuando pierde: sólo reflexiona y toma nota, a lo sumo. La gente grande comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se sienten en retirada. Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo…Ellos no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje Armani, ni ellas sueñan con tener la figura tuneada de una vedette. En lugar de eso saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa iluminada por la experiencia. 
 
 

HOY la gente de 60,70, 80 como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE, antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, por que la juventud también está llena de caídas y   ellos lo saben.

La gente de 60, 70, 80 de hoy, celebra el sol cada mañana y sonríe para sí misma muy a menudo…Quizás, por alguna razón secreta que sólo saben y sabrán los de sesenta en el siglo XXI.

ANÓNIMO.