REFLEXION SOBRE LOS POLITICOS

Posted on Octubre 6th, 2010 in General, POLITICA by conchitalloria  Tagged , , ,

Solemos escuchar frases como esta: “a mí, la política no me interesa”.

Otra frase muy común sobre los políticos es: “todos son iguales”, refiriéndose a que todos son igual de malos.

Otra frase es: “se meten en política para hacerse rico”

Otra frase es: “están muy mal valorados por los ciudadanos”. No se les tiene respeto, no se cree en ellos.

Por otro lado las encuestas de opinión nos informan de que la institución religiosa es la que peor valorada está.

Y resulta que ponemos nuestra salud,  trabajo, educación y nuestra jubilación, es decir, nuestra vida material, en sus manos.

Y por otro lado ponemos también nuestra vida espiritual en manos de la otra institución, la religiosa, aun peor valorada que la política.

¡Y decimos que ellos son los culpables!

Si las instituciones que dicen representar al pueblo son malas y la imagen que de ellas tiene el ciudadano es mala, como de esa unión puede salir algo bueno.

De la misma manera que se habla de libertinaje cuando se pronuncia el derecho a ser libre,  con la misma igualdad hablamos con desprecio de nuestras instituciones políticas, que tanto ha costado obtenerla, y de quienes lo ejercen.

 Ahora, que se puede conocer a nuestros políticos, que se les puede apoyar y quitar el apoyo si nos defraudan, parece cuando esto se puede por fin realizar, que es un caos y que la política es algo despreciable.

Pero resulta que ponemos en sus manos nuestra vida,  trabajo, educación etc. y la vida de nuestros hijos.

!Y decimos que ellos son los culpables!

¿Por qué confiar en lo que despreciamos?

¿Cómo pensar que pueden trabajar por nuestros intereses?

¿Realmente que les pedimos?, que gestionen con justicia y se realice un reparto justo de los bienes del país, o queremos que continúen con los pelotazos, con los amiguismos y con los privilegios.

¿Realmente pensamos que todos son iguales?

 ¿No somos capaces de ver la diferencia?

No será, porque antes no veíamos nada y creíamos que todo estaba bien, que no podíamos intervenir en la vida política del país, y ahora, cuando se puede, solo somos capaces de hacer críticas destructivas, despreciando lo poco o mucho que se avanzó en esta incipiente democracia, sabiendo que la representación del Congreso de los diputados, esos políticos votados por nosotros, representan de alguna forma a ese mismo pueblo, con esas virtudes y esos defectos.

Muchos dirán que no van a votar, y se creerán con derecho a opinar y a decir los males del sistema. La grandeza del sistema precisamente es ese, que todos pueden opinar, aunque lo realicen injustamente.

Hemos pasado del silencio  absoluto a la descalificación permanente.

No estamos preparados para dialogar, consensuar, trabajar por el bien común.

La libertad no se compra en el supermercado ni se aprende en la universidad, el camino de la libertad, se realiza caminando en libertad, procesando cada paso, cada necesidad, cada sentimiento, viéndonos a nosotros mismos, como reaccionamos ante las necesidades de los otros, conociéndonos de tal forma, que sepamos lo que seriamos capaces de hacer para defender lo nuestro, pensar, que seriamos capaces de dejar de hacer, de ganar o de poseer, para que otros poseyesen lo mínimo necesario para vivir con dignidad.

Exigirle al estado, sí, a las instituciones, sí. ¿Pero qué seriamos capaces nosotros de hacer para mejorar nuestra calidad de vida, la de nuestros hijos y generaciones venideras?

¿Creemos que esto lo tiene que solucionar los políticos? ¿Creemos que esto es responsabilidad solo de ellos?

Realmente, seguimos culpando a los demás. ¿Dónde está nuestra responsabilidad individual?

Todo ese desprecio,  que reflejamos sobre nuestros políticos, ¿será el espejo de lo que nosotros somos, de cómo pensamos?

Y desde luego, mi opinión no es esa. Creo en la política. Creo que de igual manera que se le debe de exigir a un medico ser vocacional, se le debe de exigir a un político ser vocacional.

Y  debería de ser una de nuestras primeras exigencias, que se eligiese las profesiones por vocación, no por dinero ni por poder. Exigirles a todos ser vocacionales.

No se puede cantar ópera si no se nacido con una buena voz.

Pues con referencia a las demás profesiones sucede lo mismo, no puede “sonar bien el canto de alguien que ejerce la política sin ser vocacional”.

Y queremos construir el tejado, cuando aun no sabemos definir con que pilares queremos construir nuestra incipiente democracia.

Como creo en la libertad, como la necesito para existir, no veo reflejado el pesimismo, veo los inmensos avances que hemos realizado en tan pocos años, y reconozco lo difícil que resulta variar una pizca nuestras costumbres y comportamientos, y se, que una sociedad que  no ha vivido en libertad,  de golpe no lo aprende  y que por lo tanto, en estos treinta años de democracia, vamos viendo como somos los ciudadanos que componemos este país, definiendo si es un pueblo sabio o si es necio,  vamos viendo los defectos y cualidades, y terminamos aceptándonos, admitiéndonos, porque ya hemos comprobado que el otro sistema, es la imposición, nos hace a todos iguales, creyendo en lo mismo, porque alguien nos obligo a tener un pensamiento único, pero que realmente cada uno es diferente, tan diferente y único , como su huella digital.

Y eso, es la libertad, aprender a vivir juntos, respetándonos, trabajando por el bien común, siendo todos diferentes. Esa es la grandeza de la libertad.

Por eso, mi frase es “caminante Si hay camino, se hace camino al amar la libertad”. Ese es el único camino que enseña, que educa, que muestra lo que realmente somos. Después dependerá de lo que libremente elijamos continuar siendo. Es nuestra libertad, elegir lo que queremos ser. Maravillosa libertad, que me permite construirme a mí mismo, en los valores que ame.

Nuestro país crecerá, cuando nuestros representantes sean bien valorados por el pueblo que le vota. Mientras con nuestro desprecio hacia ellos, nos perjudicamos todos. Porque estamos despreciando la democracia.

 

¡DE QUIEN ES LA CULPA!

Posted on Septiembre 15th, 2010 in General, Mis opiniones a los medios de comunicacion, POLITICA by conchitalloria  Tagged , , , ,

La reflexión  sobre la economía de España, es quizás saber de dónde partimos, y cual, es realmente nuestro nivel. Por eso, debemos ahora, hacer lo que no se hizo antes, “saber de dónde venimos y saber a dónde vamos” y el costo social y económico que supone elegir una sociedad con valores apoyados en la paz y en la justicia, o todo lo contrario.

Quizás, este sea el primer punto de reflexión. Saber qué tipo de sociedad queremos ser, y su significado.

Tenemos que entender que si el deseo es mantener una sociedad con privilegios, y los apoyo además, pues eso va en contra de una sociedad igualitaria, justa y libre.

Estamos acostumbrados a crear héroes, lideres, porque la masa sigue al líder, al héroe, y eso siempre beneficia  a los que defienden los privilegios. 

Recordando al profesor Neira, hemos visto como  una parte de la población lo consideró un héroe  y la Presidenta de la Comunidad de Madrid le nombro asesor para temas de violencia de género; y resulta que no era la persona  adecuada para el cargo  y sus declaraciones  lo han corroborado, al igual que su destitución.

 Estamos tan poco acostumbrados a acciones de  defensa, que cuando alguien defiende, aunque en la defensa se cometa errores,  ya lo ponemos en un pedestal. Nuestro nivel de análisis es muy corto. Sin conocer nada de la persona lo hemos subido a los altares, o lo que es peor, realizando  cosas normalísimas,  los hacemos santos, quizás porque partimos de un listón muy bajo.

Pues en economía ha pasado lo mismo. Cuando murió Franco, parece ser que lo que menos importó era asentar la libertad, la reparación de todas las heridas, devolver todos los derechos a los ciudadanos e igualarnos en políticas sociales a Europa como primeras medidas esenciales, que fueran los verdaderos pilares de la sociedad y de la economía  y resultó,  que  en vez de democracia apareció petróleo, por que de pasar  de una España que estaba a la cola de todos los países importantes Europeos , de repente, casi por arte de magia ya presumíamos de estar entre los primeros países de Europa y marcando nosotros el paso.

Lo saben todos, no hay que estudiar para saberlo. El que creciésemos mucho más que los países Europeos no quería decir, que estuviésemos mejor, que fuésemos mas fuertes que los otros países, simplemente que partíamos de muy abajo y que teníamos todo por realizar. Por lo tanto, vino dinero, se abrieron posibilidades, se cerraron las empresas del INI, se hizo la reconversión industrial y naval; y debido al bajo poder adquisitivo, a los bajos sueldos, fuimos un lugar atractivo para empresas, que hoy se marchan a China o a otros países que tengan menos derechos sus trabajadores. Para que ellos, grandes multinacionales, puedan seguir explotando mejor a los trabajadores.

 Y no hablo de las inmensas comisiones, de los grandes sueldos, de los cargos en distintas empresas, del empleo del dinero proveniente del tráfico de drogas, armas etc., del tráfico de influencia, de pasar de un estado centralista a un estado de las autonomías con la duplicación de cargos,  en fin, la inmensa bola económica de la que no somos capaces  de encontrar el hilo para empezar a tirar de ella.

¿Qué mente preclara se creía que esto era progreso y que esto era avanzar? Esto era nada más que un pelotazo del que iban a aprovecharse muchos; muchos empresarios que estaban ya en los partidos en primera fila, para hacer el negocio que se les ponía en sus manos. Recuerdo a un político valenciano que dijo la frase “me metí en política para ganar dinero” y esto no asustó a nadie, porque si se hiciese una encuesta, esto sería lo que diría el pueblo de los políticos, “se meten en política para ganar dinero” Y a nadie les avergüenza. A mi sí.

Creí que habíamos encontrado petróleo y que España había encontrado una gran reserva de riqueza. Pero, ¿De dónde venía esa riqueza?, sino de la especulación, de unas tierras que no valían nada pasaron a valer millones, pisos comprados por un millón de pesetas de golpe se revalorizaban y valían quince millones, y llegaron a valer, ochenta millones, y todos comprando adosaditos, ¿De dónde?

A nadie le preocupó saber de dónde salía el dinero.  No se quiso investigar donde estaba oculto ese dinero. ¿Qué lo generaba? Tengo muchísimas respuestas. Y todos las sabemos.

Pues eso  en España  solo hubo un espejismo, nada más  y ya volvemos a estar donde nos corresponde. Ahora, con unos jóvenes formados, con un país mas moderno, pero con un tejido empresarial que no supo hacer los deberes, seguimos viviendo del turismo. Un poco mas alto el nivel; viaja el ciudadano español, que antes casi no viajaba, y el consumo en restaurantes y bares es una de las principales fuentes de creación de empleo, como lo ha sido en su momento la construcción.  Nuestros empresarios no están a la altura para dar empleo a nuestros jóvenes, hoy preparados para ejercer un trabajo de calidad, por eso el empeño de reformar el marco laboral; saben que  pueden despedir a trabajadores que tienen menos cualificación, porque van a contratar por el mismo dinero a un universitario que habla tres idiomas. ¡Una vergüenza!

Hay muchos pilares de nuestro país que no han evolucionado. Permanece lo antiguo, solo miran por su ambición, les es imposible entender que en un país justo cabemos todos, pero, con la injusticia y con privilegios, solo viven unos cuantos.

Y se extrañan que estemos en donde estamos.

Respondemos igual que los hijos de esta generación con sus padres. Se les ha dado tanto, se ha realizado un esfuerzo tan grande, se les pidió tan poco sacrificio, se les mejoro su calidad de vida, que ahora creen que esto era así, y que siempre había sido así. Y  en las mismas familias empezamos a poner las cosas en claro y a cerrar la mano, al ver que no son capaces de valorar el esfuerzo y que se está perdiendo, por su egoísmo, por su falta de compromiso y por no valorar,  lo que se les dio con tanto esfuerzo.

Nuestros jóvenes debían de haber salido a la calle hace ya muchos años, Pero a nadie le importaba, mientras se siguiese viviendo bien. Nadie quería ver esta realidad. Pues ya lo estamos viviendo.

 Miles de madres lo sabíamos. No necesitamos estudiar economía. Sabemos lo que es exprimir un  hogar y sacar de sus fondos todo lo que el hogar posee, y nadie incorpora ni llena esa despensa. Como resultado, el hogar se destruye y los miembros de ese hogar en la pobreza. Y se inicia de nuevo el camino, apretándose el cinturón.

 Es esto la economía,  lo mismo que un hogar, y hasta ahora solo nos han llevado a la destrucción. Todos a retirar y muy pocos a reponer. Si aprendemos, a lo mejor,  empezamos a hacerlo bien, con pilares firmes. Yo me apunto y se cómo se realiza.

La actuación inconsciente de todos, el mirar para otro lado ante las injusticias que vemos, ante incluso las ilegalidades, ante comentarios de conocidos haciéndote , en nombre de una amistad mal entendida, escuchar como se defrauda a la caja común de todos los españoles, y si dices algo, en vez de sentirte apoyada, te sientes despreciada. Y de una conducta  irresponsable de todos, culpamos a Zapatero que lleva seis años en el gobierno;  y estas,  que forman parte de nuestros ancestros, es la razón de  no avanzar, seguimos en el mismo lugar, haciendo lo mismo a través del tiempo, solo destruir más rápido.

También está grabado en nuestro cerebro la consigna la “culpa es de Eva o también de nuestros primeros padres”, otra frase es “la culpa es de Dios, o lo quiso Dios” y claro, como no, “la culpa es tuya” y llegamos a la culpa que toca ahora crear “la culpa es de Zapatero”. ¡Qué absurdo, que sin sentido! La culpa es, y solo es, nuestra ambición, nuestra incapacidad de darnos cuenta que esto es lo que sucede. Terminamos con todo lo que ha dado la tierra y solo hambre viviremos, como ya lo estamos viendo en otros países y ni nos enteramos que fueron en otros tiempos paraísos y despensas para otros pueblos.

No podemos querer ser los primeros, cuando llevamos atrasos ancestrales o creemos que no importa los años de recuperación económica y de formación que tiene Alemania o Francia. ¡Pues sí! ¡Muchísimo!

(Foto tomada de elpatiodeloscangrejos.blogspot.com)

 

 

LOS SINDICATOS CONFUNDEN EL OBJETIVO

Posted on Septiembre 7th, 2010 in Mis opiniones a los medios de comunicacion, POLITICA by conchitalloria  Tagged , , ,

Jamás los empresarios pondrán a un gobierno de derechas contra las cuerdas ¿Por qué los trabajadores ponen a un gobierno de izquierdas contra las cuerdas? ¿Cree el señor Méndez que la política del partido popular sería mas beneficiosa para el pueblo trabajador?

En Francia se está preparando una huelga general contra el gobierno de derechas del Sr. Sarkozy. ¿Quién tiene razón? La política económica de Zapatero o la política económica de Sarkozy.

En países cercanos, con gobiernos diferentes y el pueblo trabajador, amenazan con una huelga general. ¡Qué contradicción!

Y ahora, por boca del señor Méndez, la política que va a llevar al éxito es la de EEUU, las medidas que pone Obama encima de la mesa. ¿Alguien se puede creer que aparecen soluciones en la chistera, cual mago que hace salir a un conejo?

Cuando el señor Méndez habló del índice de paro, el ocho y medio por ciento, al inicio de la crisis, y nombro el actual número de parados. ¿Por qué no aprovechó para decir que no se puede informar al ciudadano con interpretaciones incorrectas? ¿No estamos hablando de años de especulación? ¿No estamos  hablando de años de blanqueo de dinero negro con la entrada del euro? ¿No estamos hablando de pelotazo inmobiliario? ¿No se repite una y otra vez que se crearon empresas simplemente para ser subcontratas, que a la vez subcontrataban a otras mas lejanas, que todas ellas casi del ramo de la construcción y todas ellas han desaparecido y que ahora no hay rastro de ellas? ¿Todo esto no era la causa de paro en un futuro cercano?

¿Qué hicieron los Bancos en estos últimos años de crecimiento económico, como llaman los especuladores y no yo? Ganaron lo que nunca jamás habían ganado, cerraron oficinas, fusionaron bancos y de una expansión, que se inició hace 25 años, en donde casi, había un banco en cada esquina, en los mejores bajos de las ciudades, momento en que el alquiler de esos bajos comerciales eran muy bajos, se hicieron con un capital inmenso de locales que ante la demanda, creada por ellos mismos, subieron de precio como jamás había sucedido. Y eso, les sirvió, para sustituir a los trabajadores por las maquinas, acostumbrar a los clientes a utilizar los cajeros y a realizar operaciones a través de las maquinas, y a nadie le preocupaba el despido masivo, las prejubilaciones que eso suponía para los trabajadores, comprar con tarjeta era el lema, para que te endeudaras mas y para que hubiese un trabajador menos. Y a nadie le importaba. Eso era progreso, dicen unos cuantos pero no yo.

Y de repente, los elefantes de la economía se han fusionado. Las cajas de ahorro, que no reparten dividendo, arruinadas, las cuentas no cuadran y el sistema bancario en entredicho, y  en esto, que supone el mayor peligro para la economía mundial, los sindicatos de izquierdas atacan a Zapatero, como culpable del paro y de la crisis de España.

A muchos ciudadanos, que no sabían hace cuarenta años que en España no había libertades, que vivían en una dictadura, que se llevaron una sorpresa y se llenaron de miedo y de terror, cuando les dijeron que venían los rojos, esos rojos, con cuernos y rabo, que el gobierno del Caudillo de España y la santa madre Iglesia reprodujo en sus enseñanzas.

Esos rojos causantes de todos los males y desgracias, iban a entrar en el gobierno, en las instituciones de España, de mano de la democracia y se morían de miedo de pensar que les iban a quitar lo que ellos poseían.

¡Qué decepción!

Lo que es la vida, nuestra democracia, no ha podido retirar, no ha podido eliminar los efectos letales de los cuarenta años del gobierno dictatorial. No había empresas, solo turismo cutre, no había dinero para invertir, millones de personas estaban en la emigración. España se nutria de los dineros de los emigrantes políticos y de los que aun siendo del régimen, tenían que marcharse a otro país, porque el suyo, por el que lucharon, no les daba de comer y marcharon a tierras lejanas, no estando preparados ni cualificados para trabajos que no fuesen casi de esclavitud.

Y las mujeres, en casa, eran invisibles, no eran vistas, no tenían derechos.

Ahora, con sesenta años, están sin paro, sin pensión, a expensas de un matrimonio, en el que en muchos caos ya no existe amor, pero que no pueden separarse, porque no tienen de que vivir.

¿Y el señor Méndez habla de los trabajadores que ahora a los sesenta años no tendrán trabajo con la reforma de la ley de jubilación? ¿Y todos los trabajadores que jubilaron con cincuenta años y las mujeres que se incorporaron a la democracia sin ningún derecho y cargadas de hijos? ¿Pero de que viene a hablarnos ahora el señor Méndez? Se ha olvidado ya que todo lo que están reivindicando actualmente los trabajadores ya lo habían conseguido, jornadas de ocho horas, contratos fijos, horas extras bien pagadas, etc., y estos derechos no han sido perdidos durante el gobierno de Zapatero, los contratos basura son anteriores a este gobierno, y en gran parte la culpa de esta pérdida han sido los jóvenes que no han sabido conservar lo que sus mayores consiguieron con tanto sacrificio.

Está todo por hacer y viene con la receta mágica debajo de la manga. ¡No señor, que va! Los únicos que pierden serán los sindicatos y los trabajadores, si de nuevo en España gobierna la derecha, esta derecha española.

Ayer les hemos vuelto a ver a todos juntos, en Santiago. Es cierto, tienen la suerte de  “pecar” y de que se les retire y perdone el pecado.

“El no matarás”, “el no mentirás” no debe de estar incluido en la guerra de Irak, en las mentiras de las armas de Irak, en tantas cosas que ni quiero nombrar. El pasado, el pasado con las mismas actitudes, en el presente. ¿Eso es lo que quiere que suceda el señor Méndez?

Aun no hemos salido de todo ello y ya nos vuelven a meter de cabeza. Es verdad, que difícil es progresar y caminar en libertad.

La izquierda desunida, la izquierda pretendiendo conseguir objetivos sin unión y siguen destrozándolo todo, para que no se avance, para que no se una. Esa es la vergüenza de los votantes de izquierdas, ver como permanecen desunidos.

La paz, no se consigue, decimos hablando de Eta, si los políticos no permanecen unidos, a una sola voz, pidiendo el abandono de las armas.

Y pretendemos que la economía mundial se arregle sin estar unidos los países, sin estar unidos los políticos, sin  unirse los trabajadores, y los sindicatos sin apoyar a gobiernos que luchan por la justicia laboral de los trabajadores y queremos tener éxito.

Moneda única, economía única, ¿Por qué no pedimos un proyecto económico y laboral único para todos los trabajadores? Seguramente nos iría mucho mejor a todos, aprender a unirnos y no estar siempre al lado de los que mas ventajas para si mismos otorgue.

No se me olvida el primer gobierno de Aznar, ¡Qué bueno fue con los sindicatos! ¿No empezaron ahí los grandes recortes? Yo creo que sí.

 

Comentario reflexionado después de escuchar la entrevista de D. Cándido Méndez en la Ser en el programa “Hoy por hoy” de fecha 07-09-2010.

ADELANTANDONOS AL FUTURO

Posted on Septiembre 1st, 2010 in POLITICA by conchitalloria  Tagged , ,

Es sorprendente para los votantes de izquierdas, ver la movilización de desgaste que ejerce el partido popular sobre el gobierno, y asistir pasmados al desgaste que eso origina, dejando  que la desilusión aumente cada día, apoyándose en la idea equivocada, que en  una campaña electoral se va a recuperar lo que se ha ido perdiendo día a día. La fuerza de destrucción es muy aterradora, destruye, asola, y la reconstrucción ni se advierte. A Felipe Gonzalez le falto  un debate o una semana más de campaña, en este caso, es tanto el desgaste, el mensaje calculado, con una economía que obliga a sacrificios, que esto no se remonta en una campaña electoral.

Presidente, si cree que ha realizado una buena política social, económica, y el precio es perder las elecciones y darle el poder al PP, le digo, que el precio que vamos a pagar los ciudadanos es muy grande. Las encuestas lo dicen, no castigan a la corrupción, no castigan el hacer  una guerra inmoral, eso solo como ejemplos, de lo que nos viene encima de nuevo, es más importante la calidad moral de un pueblo, ser ciudadanos justos, demócratas, que querer tener los deberes bien realizados, y crear empleo especulativo.

Deben de cambiar los mensajes, de la importancia que supone los cambios realizados para un empleo estable y sobre todo, explicar porque se ha llegado a este punto, a caer la economía hasta límites tan preocupantes, y que es lo que se hizo mal y lo que nunca se debe de realizar de nuevo. Y exigirle al PP que conteste, que diga que partes de la política económica pondrían ellos en práctica, porque no comprendo, como un ciudadano puede creer que una reforma laboral, sería más beneficiosa realizada por la derecha que por la izquierda, y ante la huelga pedirle a los sindicatos su responsabilidad, de estar dos años sin llegar a acuerdos, obligando al gobierno después a tomar soluciones que ahora critica, peores de lo que ellos aceptaría, ¿Por qué no llegaron ellos al acuerdo que ahora critican? ¿Con la que está cayendo, ahora piensan que se podía seguir sin llegar a acuerdos y realizar la reforma laboral?

No sé , son miles de conceptos que no se pueden nombrar en unas líneas, pero hay un mensaje, hay una ideología, hay una ética, y esto, si que nos diferencia, o a lo mejor, con gran tristeza, resulta que comprendemos que  las diferencia de los que votamos, no es tanto, y tanto en la izquierda como en la derecha, no castiga la corrupción, al revés, cambiaria el voto y se lo daría a la derecha  que realizaría una política mucho peor para los trabajadores y una política social muy por debajo de lo poco que aun tenemos, y lo hacen tal como demuestran las encuestas.

Es muy importante, conocer a los ciudadanos que van a votar, saber que premian o castigan, y a lo mejor, se llevan una sorpresa, al ver que no tienen votantes tan leales a unas siglas.

« Previous Page