SOCIEDAD PATRIARCAL, RAICES PODRIDAS QUE DAN FRUTOS AMARGOS.

Posted on Agosto 16th, 2013 in General by conchitalloria  Tagged , , , , , , ,

El final del Patriarcado:

No consiste en que las mujeres obtengan los mismos derechos que los hombres.

No consiste en sustituir un patriarcado por un matriarcado.

No consiste en que ahora seamos una sociedad patriarcal-matriarcal, según convenga a los ciclos económicos y sociales.

Solo consiste en que se cambie de pensamiento.

Que los varones piensen porque ellos tienen una supremacía sobre las mujeres.

¿Quién les ha dicho, y porque se lo han creído que son diferente y que una mujer es inferior a ellos, y que sirve para complementarlos?

¿Por qué creen a unas enseñanzas religiosas, que les dicen que dios creo al hombre a su imagen y semejanza y a la mujer de la costilla de Adán, después de modelar la figura del varón en barro e infundirle el soplo divino?

La historia está repleta de escrito y frases en que la mujer es denigrada en todo orden de expresiones.

Las leyes han subordinado a las mujeres al esposo, casi como una propiedad.

Esas mismas leyes le daban al varón la propiedad de la mujer y de los hijos, como si de terreno se tratase.

Se dice en Galicia, que se cuidaba más a los animales que a las personas, gastándose más dinero en veterinario y medicinas, que en las enfermedades de los miembros familiares.

El final de patriarcado, como de la Monarquía, como de las instituciones religiosas, solo se producirá, el día en que cada ciudadano se pregunte y sepa responderse que no tiene ningún derecho sobre nadie.

Que todos los seres humanos son exactamente iguales, que solo les diferencia la obra del hombre.

Solo les diferencia las creencias e imposiciones del hombre.

Disfrutar del verano, es sanar la mente de tanta enfermedad social.

Disfrutar de la playa, horas de playa, ver familias completas, abuel@s , padres, hij@s, niet@s,, todos juntos, sobre una toalla, antes podían ser pieles, ahora son toallas, difrutando del mar y de la arena.
Observar a los padres jugando con los hij@s pequeños en el agua, las risas, la felicidad, cuerpos desnudos o semidesnudos, sin que a nadie le escandalice la escena, al revés, vea la normalidad en la naturaleza de cada cuerpo.

Horas de disfrute, solo con el sol, la arena, el agua, las manos que sirven de palas para formar montañas con la arena, y un bocadillo, con diferentes tipos de bebidas, para saciar la sed del calor.

Ver a los padres jugando con sus hijos, jugando igual, de la misma manera sean niños o niñas.

Ver a sus padres cuidando de sus hij@s, cambiándoles pañales o dándoles potitos, y ver en todo ello la normalidad.

Observar como un padre siente esa risa del niño, ese amor del niñ@, al que se le había impedido realmente sentir toda esa carga emocional, que un niñ@ transmite a quien le cuida y le ama.

¿Cómo un padre que ha amado, que ha cuidado, que ha jugado a una hija, puede permitir después que su hija viva en una sociedad que le impida tener derechos, tener trabajo y estar sometida a los dictámenes de un varón, para maltratarla?

Pues solo ese acto ya es un maltrato. Pensar que la mujer está sometida a un varón por el matrimonio.

Cuando el varón entienda que lo han maltratado, impidiéndole tener sentimientos, y obligándole a ser dominador y poseedor de propiedades que no le corresponde, se querrá retirar de esa violencia social en que le han obligado a crecer, y romperá así, por sí mismo, las cadenas de la sociedad patriarcal.

Y la sociedad será libre y democrática, pues si en las familias se forman ciudadanos libres y democráticos, en las empresas, en la políticas habrán esos mismos ciudadanos, que no permitirán que unos pocos, mantengan sometidos al resto de la población, pues solo se necesita profesionales que sepan ejercer perfectamente su profesión para el bien de la comunidad.

No se tiene que crear una sociedad matriarcal, solo tiene que desaparecer la sociedad patriarcal, a partir de ahí, seremos sociedades libres, que elegiremos a nuestros representantes, los mejores, en honradez, en valores democráticos, para el justo reparto de las riquezas y de los impuestos nacionales.

La muerte nos iguala a todos.

Tenemos que conseguir que el nacimiento nos iguales a todos.

Y en la orilla del mar, vemos esa igualdad.

No tienen los ropajes que les hacen diferentes.

Desnudos, es lo que de verdad son.

Desnudos muestran lo que de verdad saben.

Cubren sus cuerpos no para cubrir sus vergüenzas, la belleza del cuerpo humano, cubren sus cuerpos, para revestirlos de autoridad, con sus ropajes, que les otorguen autoridad.

Dice el refrán que el traje no hace al monje. Y es verdad. El traje no hace personas.

Al revés, el traje destruye personas. Hace que se revistan de un poder que no poseen y de una autoridad que obligan a aceptar.

El fin del patriarcado, esta cerca. Las nuevas juventudes, los nuevos padres, las jóvenes parejas que juntos cuidan a sus hijos, y disfrutan con sus bebes, como ahora, tarde como siempre, empiezan a hacerlos los abuelos, que se han pedido la vida de sus hijos, y se maravillan de la obra maravillosa que es ver crecer a un nieto.

Padres que no han podido educar en el amor a sus hijos, pues tenían que ir a trabajar decían, para traer dinero a casa.

Jóvenes que van a trabajar los dos, para traer dinero a casa, pero que los dos, disfrutan del hogar, de los hijos y de la vida familiar.

Confío en esta nueva generación y espero que sean estos jóvenes, los que erradiquen el machismo de nuestra sociedad, que es erradicar la sociedad patriarcal.

Conchita Lloria




One Response a 'SOCIEDAD PATRIARCAL, RAICES PODRIDAS QUE DAN FRUTOS AMARGOS.'

Subscribe to comments with RSS or TrackBack to 'SOCIEDAD PATRIARCAL, RAICES PODRIDAS QUE DAN FRUTOS AMARGOS.'.

  1.    Indignado tambien said,

    on Agosto 16th, 2013 at 12:25

    Muy bien, ni patriarcado ni matriarcado, sociedad igualitaria. Nadie tiene la propiedad del otro/a.

Post a comment