LA CRISIS, LOS EFECTOS DE LAS CRISIS Y LA REACCION DE LOS CIUDADANOS

Posted on Septiembre 28th, 2012 in General by conchitalloria  Tagged , , , , ,

Las crisis, los efectos de las crisis y la reacción de los ciudadanos.

Hablamos de la crisis, no de lo que son, ni de quienes son los responsables y quienes se benefician de ellas.

Hablamos de los efectos de las crisis, no hablamos sobre quien recae las perdidas, y no hablamos de que las ganancias sean para unos pocos y la pobreza se reparta para el resto de la humanidad.

Nadie quiere repartir riqueza, es un bien escaso, para tanta ambición.

Pero nos quieren igualar en la pobreza. Eso es fácil hacerlo. Lo vienen realizando desde que el hombre utilizo el pensamiento como el arma de dominación más eficaz, saber crear miedos, para anular la mente a seguir pensando por sí misma.

El miedo no fue inventado. El crimen, el sometimiento, las torturas fueron reales. Los castigos ejemplarizantes causaron el efecto deseado: mira lo que les sucede a los que no se someten.

Hablamos de la reacción de los ciudadanos, y no recordamos que una mente sometida, no reacciona. Le bloquea el miedo. Y ahora no existen los castigos ejemplarizantes, como antaño, pero perduran los efectos, ahora sí que perdura el miedo, y lo vuelven a vivir solo mentalmente, ven que no hay trabajo, ven que no hay dinero, que en el pasado la gente se moría de hambre, todo eso está en su memoria colectiva, los años de hambrunas, de sequia, todo eso saben que es real, por lo tanto su miedo es real, todo ello puede volver a suceder, si no se someten de nuevo a los designios de los que les envían mensajes que son sus salvadores.

Hay millones de seres humanos que creen que de la injusticia puede nacer algo justo.

Lo diré de otra manera, la injusticia puede ser el motor que de paz, alimento, educación, derechos a los ciudadanos.

No entienden, o me parece a mí que no entienden, que de la injusticia siempre, siempre nace más injusticia y pobreza para la inmensa mayoría de los seres e incluso del planeta.

Cuando se ha lavado el cerebro del ser humano con ideas de que el dolor es la salvación, inconscientemente se acepta el dolor.

Lo estoy pasando mal, pero a la larga me voy a salvar. En esta vida o la futura voy a tener el premio a mi dolor, a mi sufrimiento.

Se acepta el dolor como un bien, para conseguir un premio en esta o en otra vida, aunque carezca de toda lógica semejante pensamiento.

Se ha grabado también otro mensaje, te lo mereces, algo has hecho para merecer semejante vida o castigo. Y terminas creyéndotelo. Terminas diciendo algo habré hecho para merecerme esta vida, y sigues paralizado.

Aparecen otro tipo de creencias, muy bien difundidas, por eso todos los imperios se crean con salvadores de piedra, a los que coronan de santidad y de poderes. Ofrécete a tal o cual santo, profeta o el nombre que cada sociedad desee ponerle, pero en todas las sociedades, hay unos elegidos, con la capacidad de solucionar este tipo de procesos, que ese castigo se termine, que esa maldición no surta efecto, que la vida pueda cambiar para bien, con exorcismo o rituales o simplemente con oraciones.

Los seres humanos sometidos, se lo creen todo. Y los que les someten, lo saben y ese es el fin que persiguen al someterles, que no piensen, que crean lo que ellos dicen, y que ellos son la solución para sus problemas, pues algo les pueden asegurar, y en eso no mienten, que tienen asegurada la vida miserable, y eso es mejor que nada.

Para el que nada posee, un tazón de arroz es riqueza, y el tazón de arroz lo pueden compartir. No es bueno que se les mueran los brazos de obra barata, cuesta su dinero criar animales para el trabajo de carga, cuesta dinero alimentar a los animales para que sean alimentos para otros, y cuesta más alimentar a seres humanos para ser explotados.

Ellos saben que van a morir, se les alimenta para poder enviarlos a las guerras, al frente, y a los yacimientos naturales en donde se les exige un esfuerzo sobrehumano.

Se preguntaran incluso de que se quejan, cuando ahora tienen maquinas que hacen el trabajo más fácil. Y no hay que darles la taza de arroz.

Quizás cuando el hombre sustituya a los seres humanos por las maquinas, para no ver su desnudez, las tengan que vestir y de la misma manera que se enriquecieron antaño confeccionando ropa para el ejercito, surjan nuevas empresas para confeccionar ropa para las maquinas y la vista haga parecer humano, lo que es simple chatarra.

Por esto el valor de los ropajes, para designar los cargo. Dime como vistes y te diré quién eres.

Togas, uniformes, mantos, capas, hábitos, sotanas, etc. todo ello cubre un cuerpo, una maquina, que les diferencia por su vestimenta y que les otorga poder.

Verles a todos ellos desnudos, como han venido al mundo, les iguala. Solo más hermosos o delicados, más perfectos o con pequeñas imperfecciones les puede diferenciar.

La edad en que todos somos iguales.

Todos somos iguales y todos necesitamos lo mismo. Sin ese mínimo ninguno sobreviviría.

Crecemos y nos hacemos desiguales. Nos hacen desiguales desde la cuna. Nos olvidamos de cómo nacimos y no pensamos en que vamos a morir, y que debajo de esos ropajes, de ese oro, de esa capa de piel y diamantes, solo polvo existirá.

Para un periodo tan corto de existencia, cuanta maldad, cuánto dolor, cuanto sufrimiento se puede realizar contra otro ser humano, simplemente para obtener lo que a otro le pertenecía.

A unos les basta con apoderarse de lo que le pertenece a otro. A otros les basta con apoderarse de lo que le pertenece a tres o cinco, pero otros, nada les llega, y se apoderan de lo que les pertenece a millones.

Todos han obtenido su mejora quedándose con una o múltiples partes de lo que le correspondía a otros, por eso, siempre justificaran la injusticia, pues creen que les beneficia.

No entienden que otros más ambiciosos les quitaran su parte.

La humanidad siglo tras siglo, nace sin saber para que ha nacido y muere sin saber que ha vivido, y si realmente podría haber variado su calidad de vida antes de llegar al final de su tiempo terrenal.

Te dicen que la vida es un infierno, un valle de lágrimas, y efectivamente, construyen ese infierno, y hacen que sea un valle de lágrimas, pero a la vez, te incitan a que nazcan nuevos seres indefensos a este valle de lágrimas.

Necesitan muchos seres sometidos. Es su fuerza. Es su ejército.

El último holocausto, la segunda guerra mundial.

Más de cincuenta millones de seres humanos murieron, y millones de seres humanos quedaron en la pobreza más absoluta.

Y todo siguió igual.

Si hemos salido de semejante catástrofe, ¿Cómo no vamos a salir de esta crisis, que la han realizado solo financiera, pues ya no convenía destruir ciudades, para volver a construirlas, cuando ya tienen los medios tecnológicos para poder construir en países emergentes, nueva forma de colonialismo y de esclavitud?

Le pedimos a los que explotan y someten, a esos les pedimos que nos protejan, que nos salven, que cuiden de nuestros hijos.

Si, ellos pactan esas peticiones, pero con sus normas, y pactan derechos, pocos, y pactan obligaciones, muchas, y pactan salarios y horas de trabajo, también poco salario y mucho trabajo, y te envían el mensaje, acepta, todo puede ir a peor, y lo sabemos.

No hay castigo para la injusticia. No hay castigo para los crímenes contra la humanidad. Tienen la vía libre.

Nos asustamos cuando votan a personajes corruptos, a dictadores, parece que no puede ser real.

Ese es el poder. Su fuerza. Les votan. Tienen apoyo mayoritario. Ya están legitimados por una inmensa mayoría.

Ya saben que las crisis son creadas para repartir beneficios entre los ricos y que los ciudadanos paguen con impuestos y reducción salarial, con menos libertades y derechos, esa ganancia.

Antes recaudaban por la fuerza, y el campesino ofrecía a los terratenientes, a la Monarquía y a la iglesia todos sus bienes, alegrándose de que les dejasen algo para sobrevivir.

Pues hoy día, sucede lo mismo. Mientras les quitan a otros, yo sobrevivo.

Ya vivirán que a ellos también les quitaran y viviremos que nada ha quedado para los hijos que tan alegremente hemos traído a este valle de lágrimas.

Ya sabemos quienes crean las crisis, quienes las pagan y cuál es la actitud de los ciudadanos, en general.

Aporto mi grano de arena en denunciar que permanece lo que siempre fue. Solo le han cambiado la chaqueta.

Para el sistema no importamos los ciudadanos. Son maquinas de poder, son instituciones los que gobiernan. Los seres son sustituibles, pero las instituciones permanecen.

Han caído imperios, se crean nuevos imperios sobre las mismas cenizas, construcciones y, formas y modelos, cambian los rostros, no los pensamientos. Pero las instituciones religiosas no caen. Permanecen.

Coronan a los nuevos emperadores, no necesitamos Reyes, ya existen Napoleones, solo necesitamos coronar ambiciones, y eso se realiza llevando bajo palio a los dictadores, brazo armado de las instituciones religiosas.

Ellas ya no queman en la hoguera a los herejes. Los herejes son encarcelados por la justicia.

El criminal es el que pide justicia y democracia.

Los coronados como nuevos Cesares, son ahora sistemas financieros, los Mercados no de alimentos para los ciudadanos, sino Mercados, de mercaderes con la vida humana, como antaño, se comerciaba con el ganado, y los esclavos.

Si, han refinado los métodos.

Hasta parecen buenos y dignos.

Conchita Lloria Bernácer




Post a comment