ESCRITO ENVIADO A OTROS MEDIOS 27/06/2012

¿Recordará un niño nacido en 2011-2012, dentro de 25 años, que su país era rescatado por Europa, rescatado o intervenido, y que su país había firmado, cambiando la constitución sin tener en cuenta la opinión de los ciudadanos, un artículo en el que figuraba como única y primordial actuación el pago de la deuda, por encima de las necesidades de la ciudadanía?.

¿Recordara ese niño, que en el futuro tendrá 25 años, que en el pasado lejano para él,( pues no había nacido, por lo tanto resultara prehistórico), que sus padres tenían una sanidad pública y universal que iba año tras año mejorando, que había un estado de bienestar, que había una ley de dependencia, que esa sociedad venia de una pobreza inmensa, la dictadura franquista y la herencia de siglos y siglos de dominación monárquica, pero que con el inicio de la democracia, esa misma sociedad realizo avances democráticos por y para el pueblo, por lo que muchos ciudadanos dejaron sus vidas, para que la siguiente generación viviese mejor de lo que ellos habían vivido?.

A ese niño le parecerá un cuento de ciencia ficción.

¿De qué me hablan, dirá?

¿”Qué culpa tendré yo de lo que fue este mundo antes de que hubiese nacido, si a este mundo me han traído sin preguntarme y sin darme respuestas, de porque si es tan malo, peligroso, injusto, lleno de pobreza y sin derecho, me permiten nacer a una vida miserable”?

Si a los que me han gestado no les importo, ¿Por qué recriminan a otros lo que me pueda pasar?

Este razonamiento tan fácil de realizar, es idéntico al que no se hizo en el pasado.

Segunda guerra mundial, por partir de una fecha cercana,

Cincuenta millones de ciudadanos murieron. Y desde entonces guerras en los Balcanes, en países próximos a Rusia, guerras en los países Africanos, guerrillas y golpes de Estado en Sudamérica, además de los apoyos a todos los dictadores que fueron colocados y sostenidos por gobiernos que se decían llaman democráticos.

Y en España una guerra civil con un millón de muertos.

Y en el año 1975, la transición democrática, en donde el agujero de las cuentas públicas, hizo obligatorio una reconversión industrial, que los ciudadanos terminaron diciendo que era mejor vivir con Franco , que todos tenían trabajo, no sabiendo que millones de españoles estaban en la emigración, que las mujeres mayoritariamente estaban encerradas en casa en el santo oficio de ser madres y cuidar del esposo, y que las empresas estaban tan arruinadas que ya no había dinero para poder seguir manteniendo un régimen tan corrupto e incapaz.

En el año 75 todo esto no se sabía, ya se habían olvidado de dónde veníamos.

¿Cómo este joven que ahora nace no se va a olvidar que en 2012 estamos siendo rescatados por Europa?

Los que mueven los hilos de nuestras vidas, saben de la poca memoria histórica que poseemos.

Los propios padres ocultan la realidad a sus hijos, dicen que por su bien. Suelen además decir, ya la vida es dura, para que ahora se les amargue, ya tendrán tiempo de enterarse de cómo es la vida.

Claro que te enteras. Los jóvenes actuales, se enteran que lo que tenían sus padres, se lo van a quitar. Lo poco que tenían sus padres.

Les quieres decir de donde partíamos, y les parece la prehistoria.

Creen que es algo nuevo, que esto no lo vivieron otros continentes, otros países, que esto de crecer a costa del empobrecimiento de los demás, es desde siglos y siglos, en que los imperios crecían a base de conquistas, de guerras y de saqueos.

Se coronaba a los más crueles, a los que ganaban las batallas, es decir, a los que mejor manejaban las armas y mayor inversión realizaban en formación de ciudadanos para la guerra.

Esos eran los divinos. Los más crueles.

¿Y hemos dejado de traer hijos a este mundo?

Y llenos de razón decimos que les amamos.

Les pregunte ayer a unas amigas ¿A qué seriáis capaces de renunciar por el bien común? Me miraron, y me respondieron, ¿por el bien común? …a nada, por el familiar aun, pero por el bien común, a nada.

En medio de esa conversación les dije, uno de los momentos que me hicieron reaccionar y decir que esto no podía ser como nos lo estaban vendiendo, fue cuando pensé en el nacimiento de Jesús, en que un libro nos quiere contar una historia que solo a base de golpes y de imposiciones uno puede aceptarlo, creerlo y recibirlo como cierto al no emplear la razón, el pensamiento ni los sentimientos.

El análisis fue que para que Jesús naciese, ese dios que envía a la tierra a su único hijo para la salvación y perdón de los pecados de toda la humanidad, Herodes que conoce de esa venida a la tierra de ese salvador, manda matar a todos los niños nacidos menores de dos años, y que a Jose y a Maria les avisa un angel, evitando que Jesús muriese.

Les decía, el nacimiento de un salvador viene acompañado del asesinato de miles de inocentes. Para que un salvador reine, exista, tienen que haber miles de muertes de inocentes…y me dice una de mis amigas, ¡eso nunca lo había pensado!.

Les dije, está perfectamente orquestado. Los libros que se han salvado de la quema, son los libros que ellos han querido imponer como libro sagrado, al que hay que obedecer.

Ahora, con la pobreza que le vamos a ofrecer a este niño que nace en 2012, le vamos a contar la historia sagrada.

Hijo, tus padres vivían en un paraíso ¿Fiscal? En donde había alimento, derechos, algo de justicia, trabajo educación, etc. etc…sabes hijo, un día todo eso lo tuvimos, pero por culpa de unos hombres malos, que desobedecieron a la ciudadanía, que ignoraron la justicia que el ser humano tiene por derecho, por culpa de corruptos, asesinos, mafiosos y” pecadores”, por culpa de la falta de libertad, por levantar altares a las mentiras, por despreciar la vida humana, por eso y mucho mas, hoy hijo que naces a la vida miserable, hoy hijo, durante veinticinco años, vas a ser expulsado de ese estado de bienestar y vas a vivir peor que tus padres.

Conchita Lloria