ESCRITOS ENVIADOS A OTROS MEDIOS14/O6/2012

Se habla de que el sistema está enfermo y no se sanea, inyectándole dinero.

Mientras el sistema que nos llevó a esta ruina no se cambie, el dinero jamás será la solución a problemas creados para sus fines.

Las crisis se crean, de igual que el poder de los imperios, de las colonizaciones también se crean.
No son sucesos aislados, individuales. Todos los países lo han intentando con países menos fuertes. El ejemplo de que el grande se come al pequeño.

Llamamos alta política, políticas macroeconómicas, lo que no deja de ser un saqueo legalizado.

Y eso es lo que tiene que cambiar, leyes que regulen, que vigilen, que controlen cualquier saqueo al estado, a los ciudadanos.

Los que tienen que ser perseguidos son eso saqueadores, que para ganar miles de millones en operaciones financieras, en burbujas especulativas, empobrecen al pueblo, vía impuestos, y encarecimiento de la vida, y por ende en empobrecimiento de servicios.

Esos saqueadores sean retirados de los puntos de dirección políticos, sociales económicos, como seres apestados, pues lo que hoy se tenía que debatir, es ¿Dónde está del dinero? ¿Quién lo ha llevaba? ¿Quién lo ha traspasado a sus paraísos fiscales?

Solo se necesita saber cómo se puede hacer en treinta años un agujero semejante en las entidades financieras, añadiendo todo lo que deben las comunidades, las ciudades y el propio estado para pagar las obras que se realizaron.

Ahora dicen que hay que pagar vía impuestos ¿Y antes que se hizo con los impuestos?

¿No se contrataron las obras en base a los impuestos?

La pregunta del millón es una y mil veces ¿Quiénes se llevaron los cien mil millones de Euros?

¿En manos de quién y por qué ese dinero no está en nuestro país, siendo empleado en crear empelo y en pagar facturas a proveedores,.

La raíz está podrida, y no salvamos el árbol.

Se admite que se toquen las pensiones y no se produce un clamor en que se reduzca a la mitad los políticos, los gastos de la monarquía, los gastos pactados con la Iglesia,, que los ricos paguen el doble o triple de lo que pagan, que no se ayude a ninguna empresa que no cree empleo, y sobre todo que explote a trabajadores en países más pobres y un largo etc.

Europa, ha sido la ruina de España, no fue la ruina de la España franquista, alguien dijo, si salimos de lo del 36, saldremos de esta. Evidentemente, era tan pobre España, que esto que se vive ahora les parecerá un paraíso. Lo que no ven, es que sus nietos,, o sus hijos, van a vivir como en el 36, sin tener a donde emigrar, y donde ya nadie enviara dinero a su país, para iniciar la reconstrucción, como se hizo en el pasado.

Solo se soluciona el problema encarcelando a todos los que han arruinado a los ciudadanos, pidiéndoles responsabilidades, y no blindándolos contra la investigación.

Políticos de izquierdas, de derechas, sindicalistas, empresarios, todos esos que se llaman lo que no son, y que tienen un denominador común, se igualan en que son todos unos ladrones, esos.

Casi todos los ciudadanos tienen cerca de su ámbito familiar o profesional a ciudadanos que han pedido créditos para tapar otros que no podían pagar, y sabemos que lo único que consiguieron fue aumentar la ruina familiar.

Y todos sabemos que es cambiando las actitudes, los hábitos y comportamientos, antes de pedir nuevas ayudas, pues sino el dinero desaparece exactamente igual de rápido como desapareció el anterior.

Creo que lo que sucede en el ámbito familiar es muy indicativo de lo que sucede en el ámbito nacional, en las instituciones. La diferencia es que un ciudadano, para arreglar sus problemas, no le roba al vecino, al final su deuda la paga el mismo con sus propiedades, la paga el aval o tienen que vender hasta los zapatos, pero pagar pagan al banco.

Y en la deuda del estado, resulta que resuelven lo que han despilfarrado, robándonos a los ciudadanos, vía impuestos, destruyendo nuestra sanidad, nuestros derechos adquiridos con el dinero que obligatoriamente nos retiran de las nóminas mes a mes, para asegurar un plan de jubilación, una sanidad y educación de calidad y publica, y un estado de bienestar.

Esto se llama terrorismo económico, No tenemos defensa contra estas actuaciones que nos obligan a aceptar. A esto se le llama terrorismo. Lo que nos es impuesto sin nuestro consentimiento.

Que hagan un referéndum preguntando que la gente quiere que desmantelen el estado de bienestar, si quieren que se privatice la sanidad y se privaticen las pensiones, pregunten que desean conservar, si el estado de bienestar o el privilegio de los ladrones.

Hay que cambiar los nombres. Privilegio supone que es algo grande, superior…elevado…en valores, no en ladrones.

Conchita Lloria